EL HAMBRE ENTRE EL CORONAVIRUS Y LA GUERRA

El hambre sigue en aumento en el mundo, incluso aún mueren más personas por esta causa, que por el coronavirus. Hablar de ‘hambre cero’ sigue siendo una falacia, después que Estados Unidos gastó 300 millones de dólares al día durante 20 años en la Guerra de Afganistán y sin acabar con los talibanes, dejando además, una de las peores crisis alimentarias, cuyo requerimiento de ayuda humanitaria en el 2021, aunque no lo digan los organismos multilaterales, equivale a 4,33 días de guerra o conflicto armado en el mismo país.

EL MUNDO PANDEMIA Y POSTPANDEMIA DEL AGRONEGOCIO

Se puede asegurar por los momentos que, aunque el impacto de la Covid-19 en el sistema agroalimentario no fue a nivel mundial, si sucedió a nivel de regiones, países o localidades. Lo que no tiene discusión es que el hambre en el mundo siguió en aumento. ¿Que pasó en 2020?¿Qué pasará en los próximos años? Los efectos de la pandemia no salvaran al planeta por sí solos. ¡Cambiemos el sistema! Y, en consecuencia, comenzaremos a salvar el planeta.

ENTRE CORONAVIRUS, ECONOMÍA, DESEMPLEO, POBREZA Y HAMBRE

Por los momentos, la crisis sanitaria, tiene las esperanzas puestas en la vacuna, que viene, que ya llega; pero, la vacuna a los lastres del capitalismo, de las economía periféricas, el desempleo, la pobreza, y el hambre, ¿para cuándo?, sobre todo en América Latina y el Caribe, que se sigue considerando, la región más desigual del mundo.

VENEZUELA NO ES ARGENTINA

El hambre y las dos caras de la moneda.

¿si a Argentina le sancionaran, bloquearan y embargaran impidiéndole desarrollar su producción agrícola, y por ende, su mayor fuente generadora de divisas al país, que pasaría?, en fin, en algo si se parecen Venezuela y Argentina, a ambas naciones le asignaron el papel de meras proveedoras de materias primas (hidrocarburífera y agrícola) para los países industrializados, siendo el reto histórico de sus sociedades, superar el umbral hacia el desarrollo.

ACELEREMOS EL COLAPSO DEL GOBIERNO VENEZOLANO, AUNQUE MATEMOS A LA POBLACIÓN DE HAMBRE

No nos atrevemos a proyectar el futuro, si puede o no, revertirse esta situación con la puesta en marcha de métodos alternativos adecuados, innovadores y revolucionarios que puedan ejecutarse en el marco del fuerte bloqueo que sufre el país; de lo que si estamos seguros, es que EEUU busca asfixiar al gobierno venezolano para acelerar el colapso, aunque mate a la población de hambre “en un período de sufrimiento en términos de meses o años”

CHÁVEZ Y SUS OPCIONES SOBRE LA MESA

Cuándo Hugo Chávez llegó a la presidencia, puso todas sus opciones sobre la mesa, a través de una cantidad de políticas aplicadas, que resumimos en el diseño de una estrategia nacional con impacto en el sistema agroalimentario, partiendo con la aprobación de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, dando el marco jurídico para la activación del resto de las opciones: la Ley de Hidrocarburos (2001) y la Ley de Desarrollo Agrario (2001), la creación del Ministerio de Alimentación (2003 – 2005); la Ley de Seguridad y Soberanía Alimentaria (2008); de Silos, Depósitos y Almacenes Agrícolas (2003); el incentivo a la producción nacional (desde 2001); además la Ley Orgánica para el Desarrollo de la Petroquímica (2009), entre otras leyes como Costos y Precios (2011) y; el proceso de regulación de semillas (2002).